13 de octubre de 2007

Management Estratégico = Espíritu Curioso. Reflexión

El discutir sobre formas de aplicar estrategia en escenarios como el argentino u otros latinoamericanos encontró eco en el siguiente artículo. Vuelve a emerger la idea de que estrategia es pensamiento y acción, imaginación y coraje, competencias y oportunidades, amplitud y foco. - Mariano Morresi


La estrategia como espera activa

Los ejecutivos exitosos que inician sus carreras en sectores estables o en países desarrollados a menudo tropiezan cuando enfrentan mercados más volátiles. En parte vacilan porque asumen que tienen la capacidad de mirar hacia delante en el futuro y desarrollar estrategias de largo plazo que les conferirán una ventaja competitiva sostenible. Pero la visibilidad del futuro de los mercados volátiles está fuertemente limitada porque son muchas las variables que están en juego. Factores como la innovación tecnológica, las cambiantes necesidades de los clientes, las políticas gubernamentales, y los cambios en los mercados de capitales interactúan unas con otras para crear resultados inesperados. Durante los últimos seis años, Donald Sull, un profesor asociado en el London Business School, ha liderado un proyecto de investigación, examinando algunos de los mercados más volátiles del mundo, desde mercados nacionales como China y Brasil, a sectores como los de software para empresas, telecomunicaciones y líneas aéreas. Uno de los descubrimientos más llamativos de este estudio es la importancia de entrar en acción durante los momentos de calma relativa en medio de la tormenta. Las grandes oportunidades de negocios son relativamente inusuales; ellas aparecen sólo una o dos veces en una década. Y durante la mayor parte del tiempo, las empresas no pueden crear esas oportunidades; cambios en el ambiente externo convergen para hacer que sucedan. Lo que los ejecutivos pueden hacer es prepararse para estas oportunidades doradas, gestionando inteligentemente durante los momentos de calma relativa. Durante estos períodos de espera activa, los líderes deben sondear el futuro y permanecer alertas a las anomalías que indican amenazas u oportunidades potenciales; ejercer la moderación para preservar sus reservas; y mantener la disciplina para que las tropas estén listas para la batalla. Cuando emerge una oportunidad dorada o una amenaza de “muerte súbita”, los ejecutivos deben tener el coraje para declarar el esfuerzo principal y concentrar los recursos para aprovechar el momento.

Autor: Donald N. Sull
Fuente: Harvard Business Review
http://www.hbral.com/shnoti.asp?noticia=2554&cuerpo=927&edicion=22&sitio=1

1 comentario:

Susana dijo...

Como hablamos la otra vez en la clase, el timming es fundamental para el estratega de hoy, por lo cual se debe trabajar bajo pocas variables pero bien claras para guiar la toma de decisiones.