27 de octubre de 2016

Algo de perspectiva sobre las revoluciones


Inmigrantes se suben a alambrada fronteriza entre Marruecos y Melilla, España, que da a un campo de golf

Hay un patrón bien conocido en los intentos de obtener perspectiva en medio de las revoluciones, como se muestra en los siguientes pasos:

1. Las intuiciones, advertencias y predicciones se ignoran.
2. Quienes predicen las revoluciones son llamados ignorantes, ingenuos o locos.
3. Las personas en organizaciones grandes que toman las predicciones lo suficientemente en serio como para investigarlas son despedidas.
4. Los cambios que empiezan a suceder se niegan rotundamente.
5. Se dice que los cambios son señales temporales de otra cosa.
6. Los cambios se reconocen, pero se les considera insignificantes.
7. La gente dice que los cambios predichos siempre fueron obvios e inevitables.
8. La gente culpa a los expertos por no haber visto lo que era “obvio”.
9. Los expertos, por supuesto, dicen que siempre lo supieron pero que nadie los escuchó.

Toda esta racionalización y negación es agravada por algunos prejuicios cognitivos fuertes:
- Tenemos la tendencia a subestimar la probabilidad de lo que es difícil de imaginar y sobrestimar la probabilidad de lo que es fácil de imaginar.
- Queremos apegarnos a lo predecible, ya es suficientemente difícil lidiar con eso.
- Algunas personas toman las predicciones en serio, investigan, ven las oportunidades y obtienen una inmensa ganancia. Son señalados como explotadores.
- Hay un gran malestar a causa de los cambios fundamentales y por la necesidad de repensar, reaprender, revisionar y reinventar que inevitablemente esto trae consigo. Puede ser apasionante y estimulante para algunos, pero también es atemorizante.
- Es mucho más fácil seguir el mismo camino. El statu quo es un refugio cómodo y una estrategia bastante buena cuando el cambio es lento y las cosas están funcionando. Es una terrible solución en medio de una revolución y un desastre en medio de revoluciones simultáneas.
- Todo lo anterior constituye la razón por la cual algunas personas todavía están pegadas a la forma antigua de hacer negocios.


Fuente: Silverman, George: Los secretos del marketing boca a boca. 2012. Norma. 

1 comentario:

Pablo Cortesini dijo...

Muy bueno lo comparto si me lo permiten...