2 de agosto de 2020

Urgente: debemos ser pacientes

"El tiempo es veloz". "El tiempo no para". Hasta las canciones nos acicatean. Y entonces con urgencia actuamos. Pero ponernos a resolver puede ser improductivo. Mientras vamos corriendo detrás del "ya", generamos o descuidamos otros problemas en nuestra mirada ultra enfocada en el minuto. Y frente a situaciones que no son de solución inmediata ni simple ni obvia, la urgencia, y más cuando es efectista, nos puede complicar. Confundimos escenarios explosivos con escenarios complejos. Hay fuego en la casa pero no moriremos en los próximos instantes. Podemos reflexionar, ampliar la perspectiva, buscar causas, analizar impactos, buscando objetivos de largo alcance. Y todo mientras hacemos. "Festina lente", como la expresión que se atribuye al emperador romano Augusto.

Hemos traducido un artículo de Stefan Stern, autor de "Los mitos del management", que es parte de un debate sobre liderar en todos lados. Trata sobre este desafío clave en este contexto... y más allá.




Esto es urgente: debemos ser pacientes


En una era digital "siempre activa", la fecha límite, a menudo parece, es ahora. Churchill hizo un famoso llamado a "hacerlo hoy" ("action this day"). La demanda actual es "hacerlo en este momento". ¿Por qué no has respondido a mi email? ¿Has visto este tweet? ¿Qué le ha pasado al S&P 500 en los últimos minutos, o segundos?

Para muchos, la gestión de crisis se ha convertido en la configuración predeterminada, y el corto plazo se ha vuelto aún más corto. Pero, paradójicamente, esta es precisamente la forma de traer la próxima crisis.

En la actual crisis de Covid-19, diferentes líderes han adoptado su propio enfoque para abordar este desafío. Se ha requerido una acción urgente. Pero la "falsa urgencia" - orgullosos alardes, afirmaciones poco probables, pronunciamientos teatrales - elegida por algunos líderes ha demostrado ser confusa y contraproducente. Otros, sin embargo, han mostrado un enfoque más sostenido y sistemático. Han tomado medidas decisivas, pero también midieron sus resultados, alteraron su respuesta de acuerdo con los datos y se centraron en soluciones a largo plazo.

Estos líderes han mostrado lo que el profesor John Kotter ha llamado "paciencia urgente". Esto también suena paradójico, pero Kotter lo define con precisión: “Significa actuar cada día con un sentido de urgencia pero con una visión realista del tiempo. Significa reconocer que pueden ser necesarios cinco años para alcanzar objetivos importantes y ambiciosos y, sin embargo, venir a trabajar todos los días comprometidos a encontrar todas las oportunidades para avanzar hacia esos objetivos."

En los negocios, la paciencia urgente proporciona un antídoto para la búsqueda irreflexiva de "maximizar el valor para los accionistas", un dios falso que también puede alentar un comportamiento a ultra corto plazo y, en última instancia, decisiones que destruyen el valor. Los líderes deben enseñar a sus accionistas a ser pacientes. El valor real y duradero generalmente no se creará rápidamente. Y la idea de crecimiento sostenible implica un reconocimiento de que apresurarse a generar grandes ganancias puede terminar en fracaso.

El año pasado hubo cierta emoción por el hecho de que la Mesa Redonda Empresarial (Business Roundtable) en los EEUU, así como algunas voces líderes en el Foro Económico Mundial en Davos, adoptaron el concepto de partes interesadas (stakeholders), en contraste con un enfoque más estrecho en los accionistas (shareholders). Me recordaron a Monsieur Jourdain, el "burgués gentilhombre" de Molière, que descubre para su deleite que ha estado hablando en prosa toda su vida. ("The state we are in", de Will Hutton, que promovió un enfoque de las partes interesadas en los negocios, se publicó por primera vez en 1995).

Pero aceptemos incluso esta conversión tardía, si eso es lo que es, a una ética más equilibrada, urgente pero paciente en materia de liderar negocios. La paciencia urgente también puede ayudarnos a promover el "liderazgo en todas partes". Porque es el apoyo y la aprobación de nuestros pares en el trabajo lo que puede consolidar mejoras duraderas y una ventaja competitiva. Particularmente en la época de Covid, queremos que nuestra fuerza laboral sienta la urgencia del momento, al tiempo que muestre la paciencia necesaria para lograr objetivos más amplios y profundos a largo plazo. Debemos apresurarnos lentamente, o “festina lente”, como solían decir los romanos.


1 comentario:

Lucía dijo...

Qué buen concepto paradójico. Y si la expresión ya venía de los romanos es como dijo André Gide "Todas la cosas ya fueron dichas, pero como nadie escucha es preciso comenzar de nuevo".
Demasiado rápido, demasiado ruido y poca reflexión y visión. Más "festina lente" por favor.