29 de agosto de 2017

Mi sueño y un tercer renglón olvidado

Corría el mes de enero de aquellos años noventas que marcaron la vida de muchos argentinos. El sol estaba en su esplendor, la temperatura era muy agradable, plena época de vacaciones escolares y de piscinas repletas. Me encontraba subido a una escalera tratando de arreglar un toldo, principal producto de mi primer emprendimiento, una franquicia de una empresa mediana, nacional y pionera que se había atrevido a formar una cadena de franquicias. Me había hecho franquiciado después de haber pasado por la gerencia comercial durante un año.

Una nota en revista Panorama sobre mi emprendimiento

Todavía no sé cómo empezó todo, cuál fue el disparador, si el sol reflejado en el agua de la piscina de ese hermoso chalet, de un Country de la zona de Pacheco, si las sonrisas de los hijos de la dueña de casa, si las de sus amigas, si el clima de diversión, si la dificultad para poder arreglar el desperfecto del toldo, o la falta de pericia para hacerlo, no lo sé.

Pero sé, bien que sé... que subido al último peldaño de aquella escalera, desde donde se podía ver con otra perspectiva, al estilo de “La sociedad de los poetas muertos”, repentinamente, una pregunta retumbó en mi cabeza. Me hizo quedar unos segundos paralizado, una eternidad como lo percibí en ese entonces: ¿Qué estoy haciendo acá?


Arriba de una escalera, contando el momento del click

Inquieto por esa pregunta que me atravesaba, aseguré con una soga los brazos y la lona de aquel toldo, bajé de la escalera, saludé a la anfitriona, cargue mis herramientas en la camioneta y me fui de allí. Le aseguré que el día lunes, sin falta, vendría un técnico a resolver su problema.

Abandoné el country, llegué a mi negocio, guardé todos los elementos, cerré la puerta y me dirigí a mi hogar pensando mil cosas a la vez. Era un torbellino de ideas y preguntas: ¿qué quería que me deparara la vida dentro unos años?, ¿cuáles eran mis sueños?, ¿dónde quería llegar?, ¿cómo quisiera verme en el futuro?, ¿qué me gustaría que dijesen de mí? Sin saberlo esa tarde comenzaba a construir mi propio destino, mi propia visión, mi propio sueño.

Cuando llegué a casa me serví un trago, me senté en mi sillón preferido, tomé una hojita de papel y una birome que descansaban sobre el equipo de música. Me coloqué los auriculares y empecé a escuchar a Queen, sus “Greatest Hits”. Hasta el día de hoy sigo sin comprender, si fue la música, la penumbra, el alcohol, o la angustia de no saber qué vida quería para mí. Pero esa hoja de papel se empezó a llenar de respuestas de lo que quería ser en el futuro, cuando fuera grande, cuando fuera más grande. Y comencé a escribir cosas, algunas muy precisas y otras solo expresiones de deseos. De ahí salió esta lista, desordenada, como mi cabeza en esa aura de alcohol y música:

Quiero dar clases, escribir, divulgar el Management, conocer México, viajar a España, comprarme otro departamento, mudarme a un lugar donde pudiera ver el cielo, formar un equipo de investigadores del Management, conocer EE.UU., Europa, ser especialista en estrategia, armar una Consultora en Estrategia y Management, conocer París, el sur y el norte de mi país, encontrar el amor, enseñarle a mi hijo ciertos valores, ...

La lista llevó casi dos páginas, un par de copas y varios himnos de Queen.

Todo camino comienza con un primer paso, así que el lunes siguiente a primera hora fui a la Universidad de Belgrano con mi CV bajo el brazo. Por esas cosas de la vida se encontraba mi mentor de la Universidad de Buenos Aires. A las dos semanas estaba dando clase de Management, como lo decía el primer ítem de mi lista.

Pasaron los años, formé colaboradores, me asocié con ex-compañeros de facultad, creé mi consultora con mi mejor amigo, armé equipos, tuve clientes, empecé a viajar, conocí casi todo mi país del sur al norte, del este al oeste, viajé a Europa, me enamoré.

Hoy puedo decir que he logrado mis objetivos, soy un ser humano feliz, cada uno de esos deseos fueron cumplidos. ¿Seguro fueron cumplidos? El destino siempre nos guarda sorpresas.

Hace un mes viajé a Puebla, México, al decimotercer Congreso de Estrategia que organizó SLADE (Sociedad Latinoamericana de Estrategia) de la cual soy miembro y director internacional. Antes de viajar también me mudé, con todos los trámites y horas invertidas que eso significa, y durante la mudanza ocurrió algo. En una de las tantas cajas llena de esos recuerdos que uno nunca vuelve a ver pero que nunca los tira, desván de fotos viejas y papeles ajados por el tiempo. Fue ahí donde encontré una hojita de papel cuadriculado, escrita de los dos lados, los primeros renglones ordenados y los últimos muy desencajados con una letra temblorosa. La vi y la volví a tirar al fondo de la caja, y la caja al fondo del desván y me fui a dormir.

La noche me recibió con un corso de sueños y pesadillas. A la mañana siguiente me desperté inquieto, me levanté raudamente, ansioso por un desvarío demandante de lo encontrado la noche anterior. Mi curiosidad me urgía a descubrir que decía esa hojita de aquel cuaderno Gloria con aspecto de papiro o bollito de basura que había tirado nuevamente al fondo de la caja la noche anterior. La volví a buscar. La abrí. Mi corazón palpitaba y se aceleraba. La leí nuevamente, y hubo algo en esa lista armada con la nebulosa del alcohol y la semblanza de la música hacia veintipico años que me llamó la atención: en esa lista todo estaba cumplido, aparentemente, pero había algo que pasó desapercibido en la primera lectura. Por esas cosas de lo aleatorio de nuestra memoria y el azar del destino, algo se había extraviado en el recuerdo, oculto caprichosamente en el tercer renglón de esa lista: nunca había viajado a México.

Cuando llegué al aeropuerto de la ciudad de México no sentí nada inusual comparado con mis otros viajes. Tomé un micro hacia la ciudad de Puebla, donde se iba a desarrollar el congreso. Al arribar al hotel donde me hospedaba, fui rápido a preparar los últimos retoques de mi ponencia.

Al otro día tomé un taxi para ir al centro de la ciudad. En el camino le conté mi historia del tercer renglón al taxista, él me agradeció por elegir su país como último hito del camino de objetivos, y me dijo “usted no puede pasar por México y no conocer Cholula”. Qué bueno, me dije y bajé del auto. Al hacerlo me encontré con dos agentes y les pregunté por los lugares históricos que debía ver al ser mi primera vez en su ciudad. Les conté mi historia, y no solo me escucharon sino que me agradecieron y me acompañaron a la iglesia principal: la Catedral de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción. Más tarde conocí también la capilla del Rosario, la calle de los dulces y el paseo de los artesanos. Caminaba por las calles de esa tranquila ciudad, disfrutando de su belleza y su novedad para mí.

Nuevo día, nuevo taxi y partí hacia Cholula: recorrí sus calles, sus iglesias, sus pasadizos secretos, sus ruinas arqueológicas. Por último fui al centro del pueblo donde entré al convento de San Gabriel, de más de 400 años. Estaba repleto de familias, padres con sus hijos, bebes y ancianos, escuchando un sermón. Fue en ese momento donde en mí explotó la emoción domada. Mis ojos no pudieron contener más mis lágrimas y lloré, lloré de felicidad: había cumplido finalmente aquel sueño olvidado del tercer renglón de esa hojita de aquel cuaderno Gloria con aspecto de papiro o bollito de basura.

En el Convento de San Gabriel, el círculo va cerrando empujado por la emoción

Hacía veintitantos años que me había trazado un rumbo, había tenido un sueño, y sin darme cuenta estaba haciéndolo realidad en pleno corazón de México. Yo encontré el propósito, lo demás… lo demás fue solo pasión y vivir.

Fernando Cerutti 

59 comentarios:

Unknown dijo...

Conocer el rumbo y ponerle pasión a las cosas es el inicio. La voluntad y el esfuerzo para lograrlo es mérito propio. La convicción de hacer lo correcto la llave maestra. Felicitaciones Fer! Emprender es un camino reservado solo para valientes. 😘

Migue Cané dijo...

Que bueno Fer. Es inspirador conocer tu historia y es muy emocionante ver como tus sueños se transformaron en realidad, probablemente no por suerte, sino por mérito, convicción y fundamentalmente por acción detrás de cada deseo. Felicitaciones por todos los logros y por todo lo que viene. Abrazo grande.

El APOSTOL dijo...

Fernando. Fui alumno tuyo en un diplomado en Cba. Siempre te leo.....nunca respondo....no se el porque.....
Siempre resultas muy inspirador...pero esta vez, te superaste.-
Estoy en un momento de mi vida, similar a cuando estabas sobre la escalera, reparando el toldo....
Diagramando mi futuro...eligiendo que quiero para mi vida.-
Justo leer tu relato, fue magico!!!
Despues de cuento donde llegue!!!!
Abz.-
Gaston
fgpcba@gmail.com

Roberto Amarilla dijo...

Motivador Fernando, muy útil. No deja de sorprender como la vida nos dá lo que le pedimos si es que lo buscamos con el corazón y obramos siempre con mucha buenas intenciones. Un abrazo desde Posadas, muy lindo articulo. Critica: La primer foto...notaste lo parecido que eras a Caruso Lombardi? ja, ja,ja...una abrazo!!

Graciela dijo...

Fernando, es tu estilo compartir a corazón abierto tus vivencias y muy motivador para nosotros tus ex alumnos. Viva la vida y las emociones buenas!! Salud Fernando!!!!

management estrategico dijo...

Gracias Miguel, viniendo de vos es todo un halago pero lo que quiero demostrar es que si te planteas objetivos "consciente" quedan en el inconsciente y sin darte cuenta, creo terminas luchando por conseguirlo. Por supuesto que fue con mucho sacrificio. Gracias nuevamente e invito a todos los que lean esto, que Visiten Posada del Qenti (Córdoba) y vendrán renovados.

Juliote dijo...

Hola Fernando
¡excelente artículo! Justo ayer refloté el ejercicio de la práctica prospectiva que vimos el año pasado en el curso, que estoy tratando de reproducir con mi grupo de trabajo.
Muchas gracias y un abrazo,

Julio Paixao

Alejandro Laporte dijo...

Que puedo decir que no hayas dicho Fernando eternamente agradecido de haber tambien estado arriba del ultimo peldaño de esa escalera que hoy nos ilumima y guia nuestros sueños..
Todo lo que aprendi en Managememt Estrategico. Me alegra profundamente verte completo y realizado.

Anónimo dijo...

Bastante inspirador. Me gustó mucho el hecho de tener tan claro tu objetivo de ser docente. Gran profesión, profesión de románticos solitarios. Me supongo que ese el motivo por el cual tu artículo es tan emotivo.
Gracias profe.

Laura Kulfas dijo...

Un hermoso e importante momento muy personal que elegiste compartir con todos nosotros. Inspiración, motivación y generosidad, claves en los grandes docentes, como vos!

Cynthia Farber dijo...

Muy emocionante, Fernando. Estoy segura de que casi todos los que leamos tu artículo estaremos pensando en nuestras propias listas. Todos la tenemos, escrita o no.
En algún momento sentí que había cumplido todos mis sueños. Me pregunté si quizás fue que soñé demasiado poco, pequé de modesta? Creo que no, creo que la vida fue muy generosa conmigo y he conseguido más de lo que jamás hubiera creído. Fue un poco frustrante sentir que había cumplido todos mis deseos. Te habrá pasado? Y ahora qué?
Entonces renové mi lista. Si antes aspiraba a ser feliz, ahora quisiera ayudar a que los demás sean felices; si antes aspiré a tener mi propia empresa, ahora quisiera ayudar a que todo el que quiera vivir de su profesión u oficio, pueda hacerlo.
Te agradezco por haber sido mi profesor, un profesor apasionado. Te agradezco por haberme dado un espacio a tu lado en el que desarrollar mi pasión por la docencia.
Y seguí escribiendo y compartiendo!

Fernando Cerutti dijo...


Natalia, ustedes, vos y Diego son el ejemplo de lo que es poner viento en Popa y seguir el rumbo, conozco sus sueño y también que se les va a hacer realidad.
Les mando un gran abrazo, ... valientes!.
Fer

Fernando Cerutti dijo...

Gastón, espero que pronto vayas detrás de tus sueños, pero antes constrúyelos y piénsalos bien altos, porque lo importante es vivir la experiencia, cuanto más alto lo construyas más se disfrutarás el camino. Hay que disfrutar el presente.
Te mando un abrazo
PD. Pasame tu data por e-mail frcerutti@gmail.com

Fer

Fernando Cerutti dijo...

Querido Roberto, los caminos de la vida nos llevaron a conocernos, te admiro y creo que me entendés esto de perseguir los sueños, vos sos un luchador y con muy buenas intenciones, solo reflexiono: … que lindo es estar vivo No?
Te mando un abrazo
El parecido con Lombardi es solo físico … Je je
Fer

Fernando Cerutti dijo...

Graciela, me pregunto cuál de ellas serás, pero como tengo la sospecha de quien sos, tomo tu frase como un gran elogio. Me gusta compartir a corazón abierto (Bellas frase) otras vivencias que son parte de mi experiencia, en la próxima escritura.
Pásame por e-mail tu horizonte que me parece que viene del sur.
Te mando un abrazo
Fer

Fernando Cerutti dijo...

Julio, gracias por el comentario, ese ejercicio ayuda a construir los sueños pero más enseña a construirlos con el pensamiento prospectivo. Me alegra mucho que te sea útil, nosotros lo usamos mucho, es más en estos momentos estamos trabajando esa metodología para formar la visión de SLADE internacional con los directores internacionales.

Fue un placer recibir tu comentario, te esperamos por este sitio y te invito a leer otros y opinar sobre ellos.

Te mando un abrazo

Fer

Fernando Cerutti dijo...

Alejandro, Gracias por tus palabras, más que completo estoy abierto a seguir realizando cosas, y ahora mirando un poquito hacia adentro, tratando de cultivar un poco la veta del desprendimiento y madurar para dar lo mejor de mí.

Te mando un abrazo

Fer

Fernando Cerutti dijo...

Laura,

Gracias por tus palabras, lo conté porque en México viví esta experiencia y si no la contaba explotaba, además tiene que ver con la Visión, los sueños y la Prospectiva.

Te mando un abrazo.
Fer

Fernando Cerutti dijo...

Cynthia,

Vos sos un caso especial, apasionada como nunca vi, exitosa empresaria y con un corazón que no cabe en este universo. Te admiro, … a veces me pregunto en que otro proyecto te vas a enancar y lo que más me sorprende es que son todos exitosos.

Ja ja, tu pasión por la docencia!, y pensar que tenías miedo de no estar a la altura de las circunstancias, mi dios, que fortaleza, que diosa, sos muy buena decente, y gracias por pertenecer al cuerpo docente de Management Estratégico, agradecido de que formes parte.

Te mando un abrazo

Fer

Henry Ulled dijo...

Muchas felicidades por haber logrado tus objetivos. Calculo que haberlos logrado, más allá de tu profundo deseo, no ha sido un proceso tan simple como pudiera surgir de la lectura de tu historia. Puede que convenga en próxima entrega compartir las situaciones que tuviste que resolver, las conversaciones internas que tuviste que superar y qué "herramientas" usaste para superarlos. Si bien me alegro de todos tus logros creo que será de suma utilidad hablar del proceso. Abrazo

Andres Ceballos dijo...

Mi amigo querido, como te dije el día que lo leí, sos un..., un grande.
Creo que este dialogo resume de la mejor manera tu verdad, tu luz y mi forma de decirlo.

"Una pasión es una pasión".

–Vámonos.
–No. No paré de pensar un segundo.La cabeza me explota, Benjamín. Yo me puse a preguntar. ¿Cómo es posible que no podamos encontrar a este tipo? Siempre se nos hace humo. ¿Dónde está? Y se me ocurrió pensar en los tipos, pero en todos los tipos, no en este tipo en especial, sino…
–”Los tipos”, sí.
–Eh, ahí está. En “el Tipo”… El tipo puede hacer cualquier cosa para ser distinto, pero hay una cosa que no puede cambiar, ni él, ni vos, ni yo, nadie. Mirame a mí. Soy un tipo jóven, tengo un buen laburo, una mina que me quiere y como decís vos, me sigo cagando la vida viniendo a tugurios como este. Más de una vez me dijiste: “¿Por qué estás ahí, Pablo? ¿Qué hacés ahí?” ¿Y sabés por qué estoy, Benjamín? Porque me apasiona. Me gusta venir acá, ponerme en pedo, cagarme a trompadas si alguien me hincha las pelotas. Me gusta. Y vos lo mismo, Benjamín. Vos no podés, no hay manera de que te puedas sacar de la cabeza a Irene… Y la mina tiene más ganas de casarse que Susanita.Debe tener más de 37 revistas de trajes de novia arriba del escritorio. Se comprometió con fiesta y todo, pero vos… seguís esperando el milagro, Benjamín. ¿Por qué? Vení.
–¿Escribano, qué es Racing para usted?
–Una pasión, querido.
–¿Aunque hace nueve años que no sale campeón?
–Una pasión es una pasión.
–¿Te das cuenta, Benjamín? El tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios… pero hay una cosa que no puede cambiar, Bejamín: no puede cambiar… ¡de pasión!

Gracias por compartir y transferirla con el estilo honesto que te caracteriza.

un abrazo grande, nos vemos pronto.

Rubén Toledo dijo...

Gracias Fer por compartir tus sueños y metas!, realmente respondernos la pregunta "Cual es el propósito?", nos sirve para "parar la pelota" y mirar adelante, tomar fuerzas, recargar esperanzas y darnos cuenta que el cielo es el limite!.

Fuerte abrazo, desde Asunción!, te esperamos siempre!

Carlos Munar dijo...

Hola Fernando, gracias por compartir tu pasión por la vida, el trabajo, los valores y un aspecto básico pre-estrategia es saber y escribir en una hoja cuales son los objetivos. Esa es nuestra guía espiritual, afectiva, intelectual... después las circunstancias modifican los planes. Los objetivos perduran y esas lagrimas expresan el amor y esfuerzo interior, esos que nadie ve, puestos al servicio de Dios, familia, sociedad...
abrazo, Carlos

Marcelo B dijo...

Inspirador tu relato Fernando, pero mucho mas aun tu historia de vida. Tuviste la claridad o la embriaguez? de ver "el rumbo", pero seguramente también la valentía de seguirlo aun cuando al principio no latía tan fuerte. La inteligencia de seguir aprendiendo pero también la generosidad de divulgar y compartir lo aprendido. La alegría por los pequeños y grandes logros pero también la tozudez y la resiliencia necesarias frente a los obstáculos y tropiezos. La pasión como motor para impulsar cada idea y el deseo de cumplir tus sueños. Si a todo esto le sumamos el amor y también el respeto de tus colegas y alumnos. Sin duda una vida que bien vale la pena ser vivida. A disfrutar !!!. Un abrazo

Rafael Ulloa dijo...

Estimado Lic. Fernando mis saludos cordiales y gracias por compartir tus vivencias que siempre son inspiradoras en la creatividad e innovación de pensamientos para ir en pos de metas y objetivos, donde se impone la visión prospectiva que vos tenes y que debe tener siempre un líder del emprendimiento en el mundo actual contemporáneo globalizado y emergente. Muy buen articulo amigo, ejemplo de creatividad y pensamiento filosófico. Un abrazo y éxitos.

osmany funes gonzalez dijo...

Querido Profe: aceptar la invitación y el reto a comentar sobre la semejanza que podemos encontrar cuando nos movemos con Visión y Pasión y cuando nos topamos con nuestro “tercer renglón olvidado” es un desafío apasionante!!! Cuando logramos redescubrirnos como sujetos importantes, protagonistas de nuestra historia, valorarnos y vernos como una marca es donde el “click” se manifiesta de diferentes maneras. Para algunos se dará en una escalera y para otros se dará en otros lugares. Yo siempre parto de la premisa de que lamentablemente la gran mayoría de las personas crecemos con un “NO” consiente alojado en nuestro inconsciente. Basta recordar cuando éramos niños y nos pedían que nos abrigáramos y con cariño nos expresaban “NO salgas desabrigado” o para protegernos en que no nos golpeáramos nos decían “NO te subas en ese lugar”. Es cierto que lográbamos nuestro objetivo, pero también el cierto que ese objetivo venia siempre con una mochila emocional negativa a cuesta. Sin querer hasta en las buenas intenciones nos instalaban la negación del “NO”. Hoy es fundamental que la construcción de nuestro faro orientador deba permitirnos siempre escribir nuestros sueños y pensamientos a lograr en el lugar más cómodo que elijamos. Y estoy convencido que debemos hacerlo siempre en grande, porque nos merecemos disfrutar en grande. Es fundamental proponernos vencer primero que nada todos nuestros “NO” para ir construyendo nuestro rumbo y nuestros sueños!!!. Y la mejor manera que por lo menos Yo encontré es con el apoyo del pensamiento prospectivo. Debemos aprender a deleitarnos de nuestro presente y permitirnos construir, imaginar y desear caminos por donde transitar!!!. Gracias Profe por haber compartido este tipo de experiencia y doblemente gracias por esa vocación generosa que tiene Usted al trasmitirnos el conocimiento fusionado con la vivencia cotidiana. Lo admiro muchísimo querido Profesor!!! Saludos desde Jujuy, Osmany

Horacio Moavro dijo...

Estimado Fernando: Felicitaciones y muchas gracias por abrir tu corazón, tu mente y tus recuerdos más íntimos. Salió una historia muy inspiradora!
Como dijo alguno de los comentaristas, la pasión es la pasión y en tu caso está muy claro que la estás poniendo en práctica.
Admiro esa narración del "momento de la verdad" y cómo pudiste dar un golpe de timón para cambiar de vida. Y escuchando a Queen, mucho más!
Un abrazo!

Mauro Zemel dijo...

Querido Fernando. Si harías una lista hoy, deberías tildar la parte de inspirador . En los comentarios se lee y se siente el aprecio que generas En alumnos,colegas. En términos comerciales ese es un "valor agregado" que no tiene precio.
Un gran abrazo

Mindsteel dijo...

Estimado Fernando,
Te felicito por compartir la experiencia y el resultado positivo. Se no sabemos donde queremos llegar cualquier puerto sirve. Desafortunadamente son pocos lo que realmente hacen una lista con planes y objetivos definidos, mismo sin muchos detalles, pero poner en el papel o hacer un mindmap es fundamental. Te felicito por tu éxito y que muchos otros sueños puedan sea realizados. Fuerte abrazo desde España.
Murilo

Eduardo Dalmasso dijo...

Querido Fer, tu personalidad es una fiesta, la forma que abordas tus propias experiencias, los planteos internos y la capacidad de resolverlos, lo cuál nunca deja de necesitar esfuerzos y suscitar conflictos, pero a todo le has puesto el pecho.
Me alegro que seamos amigos y compartamos muchas cosas dentro y fuera de SLADE.
Gracias por este saludable ejercicio!
Abrazos
Eduardo Dalmasso

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Malenka Gavazza dijo...

Y bueno, al haber tenido el placer de conocerte, tendría que decirte que no me extraña tu relato, y es la declaración de un hombre feliz, porque sabes destacar las mejores partes de tu vida, sin dejar de ser tan humano como real, seguramente para llegar al escalón donde estas, duras fueron las luchas y siempre algo quedo entre la luz de cada uno de esos escalones, lo que hace que se sienta tan confortable tu descripción es que en cada una de las vivencias se encuentra PASIÓN superando a la RAZÓN, para mi algo fundamental para llegar al tercer renglón,y seguramente habrá mas "renglones" por descubrir o redactar
Buena vida

1/9/17 10:39

FABIAN dijo...

Hola Fernando, es muy inspirador tu relato. Todavia recuerdo gratamente la pasion que nos transmitias en las tematicas de fines de 2008 en Management Estrategico...(que viejo estamos).
Justamente en el blog sobre un articulo relacionado con la "rutina", habia comentado algo relacionado con la razón que en si, es bastante jodida, ya que nos obliga a repensar, a romper paradigmas, a redescubrirnos...
De alguna forma esta sintesis de tus convicciones materializadas contribuye a reconocer y ahondar en nuestro ADN para continuar el camino emprendido a diario.
Fuerte abrazo!

Fernando Cerutti dijo...

Hola Henry,

Unos de los efectos que produce ir detrás de las utopías, o sueños como dice la nota es que transitas el camino con mucha pasión y eso te hace disfrutar mucho el camino. Por supuesto que el proceso trae complicaciones y a veces las cosas no vienen ordenadas pero la convicción de pensar por encima de la realidad del momento te hace disfrutar el presente y eso es lo que me pasó.

Te recomiendo leer el libro de Nassim Taleb, “Antifragilidad” y tiene que ver con la postura que enfrentamos la volatilidad, y ser antrifragil es disfrutar lo desordenado y lo inestable. Por ahí paso el secreto. –Confieso que he vivido! Y soy feliz!
Te mando un gran abrazo.
Fer

Fernando Cerutti dijo...

Querido Andrés, muy claro lo tuyo y explicado en tu ley con un díalogo de la película el secreto de tus ojos.

Así es, la pasión derriba obstáculos y ayuda a ser feliz. Gracias amigo, hasta el próximo puro acompañado de un buen Malbec en la mejor tierra del norte.

Te mando un abrazo.

Fer

Fernando Cerutti dijo...

Gracias por responder Rubén, me encantó tu frase, El propósito nos sirve para darnos cuenta el cielo es el límite. Maravilloso.

Te mando un abrazo.
Fer

Fernando Cerutti dijo...

Querido Carlos, Gracias por tus palabras, me llegaron al corazón.
Te mando un abrazo

Fernando Cerutti dijo...

Estimado Marcelo, no solo que no vi el rumbo, sino que lo invente. Me dije como quiero que me reconozcan allá a lo lejos y ese salto cuántico fue el que activo mi pasión.

No hay que ser mezquinos a la hora de imaginarse el futuro, siempre va a ver tiempo para bajar en las pretensiones. Esa es la llave de la felicidad, hacer lo que nos gusta darle rienda suelta a la pasión.

Un placer.

Te mando un abrazo

Fer

Fernando Cerutti dijo...

Estimado Colega, Viniendo de ti, lo tomo como un alago grandioso. Si así es la prospectiva tiene una fuerza que a veces no la podemos dimensionar, y trae estas revelaciones como lo que cuento en la nota.

Un cordial abrazo hermano chileno.

Fer

Fernando Cerutti dijo...

Querido Osmany,

Nunca me voy a olvidar cuando en el segundo recreo de la primer clase en Jujuy me preguntaste cuando había cambiado tanto el Management que vos habías estudiado, debo decirte que me causo gracia, y luego agregaste que habías estado demasiado tiempo ocupado con tu trabajo y se te había olvidado de afilar la sierra como decía Stephen Covey.

Yo también te admiro y festejo tus ansias de superarte a pesar de todos los “NO”, que a veces da el costo y la distancia para venir a estudiar a esta altura de la carrera profesional. Te felicito Osmany, no cualquiera viaja toda la noche en un micro desde San Salvador de Jujuy, para cursar durante 8 horas y pega vuelta nuevamente, FELICITACIONES! Con mayúsculas y gracias por seguir eligiéndonos.

Te mando un abrazo.

Fer

Fernando Cerutti dijo...

Muchas gracias Horacio,
El golpe de timón lo enseñamos en el Posgrado Internacional en dirección Estratégica que vamos a abrir el 25 de septiembre.

Es el cambio que en algún momento debemos dar. Hoy estoy abocado e estudiar el impacto de las tecnologías sobre los puestos de trabajo y como ayudarán o no los empresarios y los gobiernos.

El próximo 27 y 28 de Septiembre voy a exponer en UBA en el Congreso de SLADE sobre la necesaria integración de la problemática entre puesto de trabajo, empresario y estado. Por supuesto estas invitado.

Cordial saludo.

Fer

Henderson Serrano dijo...

Que buena reflexión, que gran historia, hace recordarnos las cosas en las que por un momento debemos deternos a pensar; ¿Qué quiero?...
La vida es demasiado corta para no hacer lo que a uno le gusta, asi que vale preguntarse todos los dias si lo que estamos haciendo nos acerca al lugar donde queremos estar.

Víctor José dijo...

Gracias por compartir esta experiencia de vida. Nos inspira y ayuda a superarnos constantemente. Un abrazo.

Leonel Coria dijo...

Estimado Fernando! Siempre es un gusto y un honor escucharte, leerte! Gracias por inspirarnos!
Todos aquellos que hemos disfrutado de tus conferencias, charlas, clases o simplemente un café de una u otra forma hemos crecido! Nuevamente GRACIAS!!!

Fabián R. dijo...

Hola Fernando, es muy inspirador tu relato. Todavia recuerdo gratamente la pasion que nos transmitias en las tematicas de fines de 2008 en Management Estrategico...(que viejo estamos).
De alguna forma esta sintesis de tus convicciones materializadas contribuye a reconocer y ahondar en nuestro ADN para continuar el camino emprendido a diario.
Fuerte abrazo!

Liliana Flores dijo...

Ahora lo pude leer y ¡qué inspirador! La vida siempre encuentra una manera curiosa de recordarnos las cosas o de donde venimos, y días atrás justamente
pensé en tener un libro de ocurrencias. Ahora me convenciste por completo :)

Damián Nicolás Ballester dijo...

Hola Fernando, gracias por compartir tu experiencia. ¡¡Me EMOCIONO!!

Lo importante no es lo bien que toques sino lo que sentís acerca de lo que tocas. El amor / la pasión / la amistad hace que todo valga la pena.

Nunca es demasiado tarde para ser quienes queremos ser. No hay límite en el tiempo, podes empezar cuando quieras. Podes cambiar o seguir siendo el mismo. No hay reglas. Podemos aprovechar oportunidades o echar todo a perder...

... Espero hacer lo mejor. Espero ver cosas que me asombren. Espero sentir cosas que nunca sentí antes. Espero conocer a gente con un punto de vista diferente. Espero vivir una vida de la que este orgulloso. Y si me doy cuenta de que no es así, espero tener la fortaleza, el valor de empezar de cero. No hay límite de tiempo, podes empezar cuando quieras.

Ser diferente asegura un mundo de obstáculos por superar.

Uno nunca sabe lo que le espera. La vida es lo que es... no se mide en minutos, se mide en momentos... es una serie de vidas que se cruzan en incidentes, sin control de nadie.

Como dijo Forrest Gump:
La vida es como una caja de bombones, nunca sabes el que te va a tocar.

Abrazo,
Damián N. Ballester
Farmacéutico / Profesor universitario

Walter Fimiani dijo...

Fernando

excelente vivencia. La vida es una sola, es una oportunidad. Felicitaciones!

Fernando Cerutti dijo...

Estimado Mauro, Gracias!
Fernando

Fernando Cerutti dijo...

Estimado Murilo, gracias por tu comentario, tú sabes el aprecio que te tengo y el respeto intelectual.

Esta historia me sorprendió a mi tanto como a algunos lectores, esa lista fue hecha ante un punto de inflexión en una etapa de mi vida lejana donde dejé esa hojita y ese propósito guardado por muchos años, … y un día me doy cuenta que casi todo estaba cumplido.

Eso fue maravilloso, tiene que ver con algunos de los temas que trato de motivar, uno de ellos tiene que tiene que ver con no poner el carro delante del caballo, te acordas, la rentabilidad no es un objetivo en una empresa, es un medio.

Te mando un abrazo a la distancia.
Fer

Fernando Cerutti dijo...

Querido Eduardo Dalmasso,

Qué lindo alago: “Tu personalidad es una fiesta” trato que la vida lo sea, pero viviéndola al límite con toda la pasión y cultivando amigos que me honran como tú.

Quien mejor que tú para evaluar este ejercicio de contar historias.


Te mando un abrazo
Fer

Fernando Cerutti dijo...

Querida Malenka,

Alumna, compañera de aventuras en Rio cuarto, discípula inmejorable y excelente profesional y emprendedora. Gracias por tus palabra, sé que las decís con conocimiento de causa y que tenes incrustada en tu ser, también esa pasión a la que te referís.

Muchos asocian este hermoso resultado ( … y vamos por mucho más) con el esfuerzo y la desazón, pues les digo que cuando uno hace lo que ama, jamás toma en cuenta los errores o los fracasos, éstos son las leñitas que alimentan el fuego de la Pasión.

Pronto estaremos nuevamente por tus pagos tratando de subirnos a otra escalera (Ahí fue la primera vez que lo hice) y disfrutaremos luego un rico asado en el campito.
Gracias!
Fer

Fernando Cerutti dijo...

Fabián,

Gracias por tu comentario. La ruptura de paradigmas es muy difícil pero hay que hacer el esfuerzo para lograrlo, de esa manera se rompen los paradigmas, justamente es el ADN , el que traemos y el que está en las organizaciones el que tenemos que cambiar.

Como decía por ahí, el final del artículo debería llevar la frase: -Confieso que he vivido-
Te mando un abrazo.
Fer

Fernando Cerutti dijo...


Henderson Serrano,

Gracias por tu comentario. Por supuesto que el propósito y la visión nos guía para hacer todos los días las cosas que nos gustan.

Te mando un abrazo
Fer

Fernando Cerutti dijo...

Leonel,

Gracias, siempre tus palabra, consejos y reflexiones fueron para mi muy provechosas. Te mando un abrazo inmenso y a disfrutar ese MBA a full.

Te mando un abrazo.

Fer

Fernando Cerutti dijo...

Liliana,

Muchas gracias por tu comentario, avanti con ese libro de ocurrencias,
Nos estamos viendo,

Te mando un abrazo
Fer

Fernando Cerutti dijo...

Damian,

No sabes lo que significa para un profe o un docente oír que uno pudo emocionar a una persona, con que una sola persona te cuente esos el trabajo valió la pena.

Para usar tu metáfora o mejor dicho la de Forrest Gump, hay que seguir sacando, la vida siempre te da sorpresas y a esas hay que vivirlas sorprendido, como los chico, y ahora que gusto me tocará.

Te mando un abrazo
Fer

Fernando Cerutti dijo...

Gracias Walter

paula beber dijo...

Hola Fernando. Qué decir para no copiarme de los comentarios anteriores. Simplemente GENIAL y verdadera fuente de inspiración. Hoy mismo me bajo de la escalera y agarro una botella para que me ilumine por el camino que debo recorrer el resto de mi vida. Jaja. Te mando un gran abrazo y te recuerdo que la invitación sigue en pie. Hernán