12 de abril de 2012

¿Por qué ganan los perros? ¿Por qué podrían ganar los gatos?


Pregúntese, pregúntele a su familia, a sus amigos, a sus compañeros de trabajo: ¿Cuál es su mascota preferida? Una y otra vez, encuesta tras encuesta, los perros se imponen en los sondeos, con gran ventaja frente a otras mascotas como gatos, aves, tortugas, peces, etc.
¿Por qué ocurre este fenómeno? Definitivamente es por cosas que hacen los perros y por lo que representan. El salir a recibir a sus dueños, moviendo la cola y saltando con alegría, el jugar e interactuar activamente y con calidez, el dejarse acariciar, la actitud de guardia y protección, la buena predisposición para socializar, el responder a llamados y órdenes, la fidelidad incluso a prueba de dueños desaprensivos, la falta de reclamos, la mayor posibilidad de domesticarlo o entrenarlo. En definitiva una serie de actitudes que instalan la creencia de que “el perro es el mejor amigo del hombre” incluso antes de tener un perro, incluso para aquellos que no tienen, porque quién podría ser mejor que un amigo.

Lo que hace el perro mejor es conectar y vincular con su “cliente”, desde las acciones iniciales para empatizar hasta aquellas que sostienen una relación leal en el tiempo. Precisamente conectar y vincular son los propósitos del marketing, con lo cual el perro gana porque es mejor marketinero, porque es activo para construir su negocio interactivamente. Es tan buen marketinero que ya instaló una marca (“el mejor amigo del hombre”) que facilita el proceso de decisión. Así el perro es el dueño por actitud y por representación del mercado masivo.
Ahora, no todos prefieren a los perros, otros clientes valoran otros productos. Porque hay diferencias desde la demanda y las prioridades, se abren espacios para otras mascotas, queda terreno para, entre otros, los gatos. Èstos evidencian una actitud más independiente, más irreverente, más cómoda, que puede ser muy apropiada para un mercado variable que pide distinguirse del otro. El gato triunfa en la época del “yo quiero ya”, el ego, el placer y la novedad al frente, la identidad propia frente a la pertenencia.
El cambio social que indica la animalia ya está abierto, y puede ser aprovechado por otros además de los gatos. Se puede ganar con actitudes gatunas, trabajando desde las propias idiosincrasias y adecuándose a un nuevo clima vigente. 

Mariano Morresi

5 comentarios:

Carla dijo...

Buena reflexión. Puede haber que haya menos personas que admitan ser fanáticos de los gatos o gatunos por otros motivos... ;)

mery dijo...

Hola! Qué tal? Espero que muy bien :)
Estaba navegando de sitio en sitio y me encontré con tu blog. Ya que estoy aquí quisiera hacerte una recomendación a ti y a los que te visitan, sobre una página que me pareció muy buena, y que probablemente te vaya a gustar.
Podrás encontrar información sobre los mejores artistas, acceder a su biografía, datos curiosos, fotos y lo mejor es que podrás descargar música gratis, directo a tu computadora.

Espero que lo encuentres interesante, chequéalo tu mismo.

que pases bien =D

Aquí te dejo el link: http://www.ofertilandia.com/

Anónimo dijo...

Si quieres ganar dinero, en el unico sitio eficaz, visita mi blog
http://argentina-beruby.blogspot.com.ar/

Patry, desde Argentina dijo...

Hola Mariano.
Me encantan las mascotas. En la casa de mi mamá tenemos un perro al que cuidamos tanto mi hermana y yo. Sin embargo quería tener una mascota viviendo conmigo. Y dado que vivo en un departamento, preferí tener un gato. Y me llevé flor de sorpresa al ver que un gato es también un compañero, solo que a veces es cuando el quiere y tiene ganas, pero en cierta forma lo es.
Creo que las mascotas nos enseñan a ser responsables por alguien, no son solo para llenar espacios, y a la larga, se terminan humanizando.
Creo que la elección entre perro y gato es respecto al tiempo que uno le puede dedicar: el perro es mucho mas demandante que un gato y necesita otro espacio que un minino...y mencionando el comentario de Carla, y si, hay gatos y "gatos" jjajja, buen resto de semana
Patricia

Fernando Cerutti dijo...

Patry,
Gracias por la historia. La adaptación mutua entre expectativas y comportamientos es también un aprendizaje que puede extrapolarse.
Saludos,

Fernando