11 de enero de 2009

Management Estratégico = Espíritu Curioso. Reflexión

¿Cómo proponer el caos? ¿Cómo incitar al cambio como valor? ¿Cómo pasamos de palabras a imágenes a acción? Una historia real, una idea transmitida desde el corazón y la imaginación seguramente puede ayudar. El espíritu curioso que alentamos desde Management Estratégico nos lleva a encontrarnos con perlas de conocimiento como ésta, con cápsulas para pensar extraordinariamente directas.
El siguiente es el discurso pronunciado por Dan Wieden, co-fundador de Wieden+Kennedy (muy importante agencia de publicidad global, con clientes con los que hicieron trabajos muy destacados como Nike, Coca Cola, ESPN y Honda, entre otros) cuando, hace unos años, estaban a punto de mudarse a un nuevo edificio en Portland.
Muchas veces debatimos entre nosotros y los alumnos el por qué de la inclusión de temas como Caos y Complejidad. en los posgrados. Creemos en un entorno y en una forma de ser y pensarnos que puede ser diferente, en un cambio empieza por la persona y su mirada, en mundos sistémicos, dinámicos, no lineales, con muchas variables interactuando y modificándose entre sí, compitiendo y colaborando simultáneamente, en paradigmas a ser cuestionados... Por eso es necesario hablar en primer lugar de Caos. Por eso requerimos comenzar nuestro modelo estratégico por los Preconceptos y Realidades que tenemos en nuestra mente. Por eso afirmamos que el aprendizaje y el desaprendizaje constantes son la base del desarrollo personal, profesional y empresarial. Para gestionar el futuro hay que ser adictos al caos, para aprender a cambiar hay que estimular la estupidez.
Encontramos el discurso resumido y traducido en el blog "Liderazgo Auténtico", aunque la fuente original es el blog escrito por la gente de la agencia de Londres "Welcome to Optimism".
- Fernando Cerutti y Mariano Morresi

"Cuando empezamos, nadie en su sano juicio quería venir a esta pequeña extraña ciudad al borde del Willamette (Portland, Oregon) alejada de todo tipo de cultura. Una ciudad sin vida nocturna. Sin historia. Las únicas personas de publicidad que remotamente considerarían mudarse aquí eran aquellos que habían sido despedidos de todas las agencias legitimas e ilegitimas del país. O chicos recién salidos de la universidad que no sabían lo que hacían. Empezamos como un barco de tontos. Y creo firmemente que esa es la razón por la que tuvimos éxito. Estábamos luchando por entender que era realmente una agencia de publicidad. Y nuestro único cliente, Nike, estaba tratando de entender que debía hacer un cliente con una agencia. Ambos fuimos increíblemente estúpidos. Esa fue la clave. Cuando no sabes, intentas desesperadamente entender. Pero en el momento que crees que sabes, en el momento en que dices “sí, conozco esto, no hace falta reinventar la rueda”, dejas de aprender, de cuestionarte y empiezas a creer en tu sabiduría, estás muerto. Ya no sos estúpido, estás totalmente muerto.
Bueno, en 23 días dejaremos nuestra casa. Y en 36 días, cuando lleguemos a Pearl (nuevo edificio), mucho de lo que creíamos que sabíamos –como donde están los baños- no lo sabremos más. Buena suerte con los teléfonos, las fotocopiadoras, la habilidad de enviar y recibir, de mandar tus camisas a la tintorería, encontrar un bar con pool, un lápiz, un amigo, ese guión aprobado o un momento de paz y tranquilidad. Lo que solía venir fácilmente llevará trabajo. Todas esas pequeñas cosas de las que ni te dabas por aludido pero que te daban comodidad habrán desaparecido. La vida se volverá un poco menos rutinaria, nuestra acciones un poco menos inconscientes. No puedo esperar. Saben, tengo adicción al caos. Me encanta cuando estoy un poquito ansioso. Es una enfermedad, OK, pero a mi me funciona. Y cuando más viejo me pongo, mas necesito lo que me altera, me shockea, me hace temblar o enojarme. Cuanto más viejo me pongo, más valoro aquello que me hace ver las cosas de otra manera. Más respeto a la gente que no me respeta automáticamente. Quiero a esta agencia aun mas cuando está desequilibrada. Moviéndose a 7000 millas por hora, tratando de tomar un cerrado giro a la derecha, todos conteniendo el aliento, riéndose a morir, ocasionalmente vomitando pero sonriendo y corriéndose a la izquierda para asegurarse que la cosa no se dé vuelta. El caos hace algo maravilloso que el orden no logra: TE COMPROMETE. Se te aparece delante y así no más te tira un desafío. Te pide cosas que el orden nunca te pedirá. Y te muestra cosas, todas esas cosas extrañas que el orden trata de esconder. El caos es la única cosa que honestamente quiere que crezcas. El único amigo que realmente te ayuda a ser creativo. Te demanda que seas creativo. Ahora, claramente, hay algunas disciplinas en esta organización que no necesitan tener al caos como política operativa. Por ejemplo, finanzas o transporte. Pero aún en esos departamentos que necesitan operar con precisión alemana, aún ahí, necesitamos suficiente incertidumbre que nos fuerce a pensar cómo hacemos lo que hacemos tan eficientemente. E incluso, por qué lo hacemos.
La otra cosa que hace el caos es cuestionar la autoridad. Le importa más la verdad que el poder. Varios políticos están fascinados con la agencia e incluso vienen con cierta frecuencia, sólo para compartir una comida, para llevarse nuestro sentido de las cosas. Recuerdo una vez que un senador vino a visitarnos. Cuando lo lleve al aeropuerto me dijo: “Que grupo increíble de gente. Tan jóvenes, tan brillantes, tan bien informados. Pero debo decirte que lo que más me impresionó fue la absoluta ausencia de deferencia hacia mi, hacia ti, hacia todo…” No se estaba quejando, sólo estaba sorprendidísimo por la informalidad, la falta de autoridad.
(...)
Entonces… ¿A dónde vamos ahora? A absolutamente cualquier lugar que nuestro corazón desee. Y lo digo en serio. Mírennos. Somos nuevos de nuevo. Nueva gente, nueva casa, nuevos clientes. Un balance sano, oficinas en todo el mundo, la mejor reputación creativa. Somos independientes. Y estamos más locos que el diablo. Es interesante escuchar hablar de los buenos viejos tiempos, pero la vieja agencia ya no existe. Todo lo que necesito es esa extraña cosa que anda por el éter aquí. Esa insana afición a soltarse de la baranda. A tirarte por el acantilado. Estamos inventando esto a medida que avanzamos. Todos nosotros. Es un chiste, lo sé. Pero ésta es la más plástica de las organizaciones. Te necesita a ti para realizarse completamente. Pero intentaré lo mejor que pueda contarte el sueño que estoy teniendo.
Veo imágenes de caos y a veces de barbaridades. Imágenes de salvajismo y furia. Imágenes de gente enredada y separada. Imágenes de gente gritándose muy enojadas. Y veo imágenes de gente besándose, de pasión, amistad, locura o quizás porque les ofrecieron suficiente dinero. Es como un jardín de las delicias terrenal. Veo imágenes de cambio futuro y rápido, del tipo que te marea y deja sin aire. Veo creatividad en otras personas que supera mi mayor imaginación. Y en medio de toda esta agitación de imágenes y emociones borrosas, exóticas, fuertes, veo cuatro imágenes casi cursis, sentimentales, estereotipadas, tipo “Norman Rockwell”, muy claramente:
Constancia, Coraje, Fe y Amor duradero."

Fuente: Liderazgo Auténtico. http://liderazgoautentico.blogspot.com/2008/10/el-caos-segun-dan-wieden-wiedenkennedy.html
Fuente original (con el discurso completo en inglés): Welcome to Optimism. http://wklondon.typepad.com/welcome_to_optimism/2005/02/words_from_wied.html

10 comentarios:

El Camino del Coach dijo...

Encontré sumamente enriquecedora la información no solo de este artículo sino del blog en general.
Felicitaciones

Mariano Morresi dijo...

"El Camino del Coach",
Muchas gracias por la respuesta. Te deseamos éxitos con el blog y esperamos seguir encontrándote por aquí.

Anónimo dijo...

COMENTARIO 1 EN LINKEDIN
Periódicamente subimos las notas del blog a distintos grupos de interés en LinkedIn para generar otras discusiones de conocimiento.
En función de este artículo se realizaron comentarios como el siguiente:

Hola Fernando, que buen tema que propones. Yo estoy ahora armando un emprendimiento de formación y capacitación a distancia basada en la importancia del aprendizaje, y como crear espirales y comunidades de aprendizaje en la organización. http://www.spiral-sk.com/presentacion/

Por
Mariana Jasin Marketing Manager at Spiral - shared knowledge

Anónimo dijo...

COMENTARIO 2 EN LINKEDIN
Periódicamente subimos las notas del blog a distintos grupos de interés en LinkedIn para generar otras discusiones de conocimiento.
En función de este artículo se realizaron comentarios como el siguiente:

Gracias por la nota, la disfrute muchisimo... hace mucho que no leia algo con lo que estuviera tan de acuerdo. Para mi una cierta cuota de caos constante es imprescindible y considero que en general tiene mala prensa, pero que es imprescindible para la creatividad:
http://www.uglydoggy.com/2008/04/chaos-is-underated.html

Y caos es -en cierto sentido- una de las tantas cosas que creo la UBA tiene como valor agregado. En la UBA aprendes sobre el caos, cosa que raramente pasa en las privadas.

No creo que haya que ser "adicto" al caos, pero si que hay que aprender a evitar paralizarse o entrar en estado de panico ante la presencia del mismo.

Tampoco creo que hay que estimular la estupidez, creo que lo de ellos es una manera de decir, creo que la idea es aprender a utilizarla. Mi padre solia decirme que "hasta los relojes parados dos veces al dia tienen razon". A veces la mas estupida idea contiene el germen de una idea brillante, el tema es saber ver ese germen, como el diamante en el carbon.

Por supuesto ambas cosas no son faciles de enseniar (perdon por la falta de enies!) pero hay maneras de introducir el caos y de lograr que los individuos en un grupo tomen conciencia de su propia relacion con el. Ese me parece el puuntapie inicial...

De nuevo gracias, es un tema que me apasiona!

Por
Sandra Bavasso Roffo Strategist - Communications,Product Management, Business Development.

Anónimo dijo...

COMENTARIO 3 EN LINKEDIN
Periódicamente subimos las notas del blog a distintos grupos de interés en LinkedIn para generar otras discusiones de conocimiento.
En función de este artículo se realizaron comentarios como el siguiente:

Qué buen punto de partida el caos!
Desde hace unos años trabajo en el área de Knowledge Management y especialmente con Comunidades Virtuales en una empresa.
El aprendizaje a través de comunidades es difícil de cuantificar su efectividad, ya que se realiza voluntariamente y muchas veces nos vemos inmersos en el caos para lo cual debemos tener un plan estratégico para que ese caos no se convierta en libre albedrío.
Una luz al final del camino es un buen punto de guía.
A mí entender el caos favorece a los procesos de innovación.
Saludos!

Por
Elina Bauzá
Consultant at Practia

Fernando Cerutti dijo...

Sandra y Elina,
Muchas gracias por los comentarios. Muy de acuerdo con sus reflexiones, no podemos separar el aprendizaje, el cambio, el trabajo en equipo/comunidades de la noción de caos.
Más allá de que querramos creer en el orden, el universo, la sociedad, la economía, las empresas y todos los sistemas vivos "viven" al estar en caos. Lo opuesto al caos, la "estasis" significa la muerte del sistema, por lo tanto es una falacia la búsqueda de la empresa ordenada, por que no crece, no cambia, no se adapta, no propone...
El caos funciona como compuerta al aprendizaje, que se nutrirá mejor de la diversidad de quienes participen del mismo, lo cual seguramente agregará más caos, pero también más riqueza a las soluciones posibles y a la dinámica del conocimiento.
Por supuesto nadie dice que esto sea fácil, pero si lo fuera por qué no hicimos ya.
Rescato la idea de la UBA como laboratorio de la realidad empresarial y social.
Como docente, consultor y blogger de Management Estratégico ( http://managementestrategico.blogspot.com/ ) trabajamos continuamente sobre estos temas.
Un abrazo,

Fernando

Anónimo dijo...

COMENTARIO 4 EN LINKEDIN
Periódicamente subimos las notas del blog a distintos grupos de interés en LinkedIn para generar otras discusiones de conocimiento.
En función de este artículo se realizaron comentarios como el siguiente:

Me pareció muy real cuando hablan del caos como una fuente de motivación, de desafíos. Es verdad, solamente cuando estamos enfrentados a los resultados no esperados, es cuando nuestros recursos tienen la mayor posibilidad de ser explotados. El resto del tiempo es pura rutina.

Por
Héctor Fabio Chacón

Fernando Cerutti dijo...

Héctor,

Te agradezco el comentario.
Creo que la rutina es una cuestión de perspectiva, siempre existe la oportunidad de liberar el caos y moverse creativamente.

Como dice un amigo: "no existen las pequeñas tareas" y "nunca tome una tarea como le fue dada". Pensándolo todo como un proyecto, una posibilidad de aprender y hacer cosas distintas, de "cambiar por cambiar nomás", se abre un juego más inspirador, desafiante y sorprendente (tomando tus palabras)

Te dejo dos notas sobre caos en el blog:
http://managementestrategico.blogspot.com/2008/06/vision-sistemica-de-la-empresa-curso-de.html
http://managementestrategico.blogspot.com/2008/08/sobre-la-visin-empresaria.html

Un abrazo,

Fernando

Anónimo dijo...

COMENTARIO 5 EN LINKEDIN
Periódicamente subimos las notas del blog a distintos grupos de interés en LinkedIn para generar otras discusiones de conocimiento.
En función de este artículo se realizaron comentarios como el siguiente:

No creo que sea necesario estimular la estupidez para aprender a cambiar, el Caos siempre esta y estara, no es necesario vovernos adictos nunca desaparecera y desde lo mas rutinario ya sea labores domesticas uno siempre ahce cambios a la hora de desarrollar el trabajo para gastar menos tiempo o para que la cosas se realicen mejor, lo importante es analizar como el caos nos puede dar una vision mas clara y efectiva para desarrollar cierta operacion sin entrar en el caos o sin generar uno mayor.
El aprendizaje atravez del caos nos permite no llevar una rutina, nos permite desarrollar mas capacidades de analisis frente una situacion para poder mejorar ya sea tiempo y esfuerzo a la hora ejecutar una accion.

Geber R Tatis Pastrana

Fernando Cerutti dijo...

Geber,
Gracias por el aporte.

Pensar en caos implica pensar en forma dinámica, no lineal y compleja. Caos no implica desorden, sino un orden diferente. Y para mí "diferente" es la ventana a la generación de nuevas oportunidades. En lugar de apostar al "mejor modo" o al "menos tiempo" o a la "eficiencia", cuestionarnos cómo podríamos hacer las cosas diferente. Como venimos recargados de paradigmas de larga data y modelos mentales de tiempos tranquilos y exitosos, se vuelve muy difícil cambiar. Por eso, yendo al extremo, es que proponemos la adicción al caos y el estímulo de la estupidez. Para ver lo que no miramos y escuchar lo que no oimos, hacer lo que se supone que no hay que hacer (¿por qué no?), y aprovechar ese caos que siempre estará.

Un abrazo,

Fernando