7 de agosto de 2007

Management Estratégico = Espíritu Curioso. Casos

Tras haber notado que este sector fue uno de los que desató el debate más acalorado, posteamos otra nota sobre el negocio de la música. Para no creer que hay respuestas únicas ni que se termina de cuajo con una industria, mostramos la salida que le encontró Prince para seguir haciendo negocios. Por supuesto, y como muchos de ustedes opinaron, las cosas ya no serán como antes. Esperamos que siga la discusión. Mariano Morresi


Prince vuelve a enfurecer a la industria musical

El artista estadounidense regala con un periódico su último disco desatando la cólera de la industria musical inglesa

Prince lleva años luchando contra la industria musical. Su objetivo es saltarse a todo tipo de intermediarios y hacer llegar su música directamente al que esté interesado en escucharla. Tras utilizar Internet como un medio directo de oferta, el artista estadounidense ha dado hoy un paso más que ha puesto a la industria inglesa furiosa. Todo aquel que haya comprado esta mañana el semanal británico Mail on Sunday se ha llevado una copia gratuita del nuevo trabajo de Prince, Planet Earth. En total han sido vendidos 2,9 millones de ejemplares.
De esta forma Prince ha conseguido, a muy bajo coste (lo mismo incluso Mail on Sunday pagó al músico), la mejor campaña de publicidad para sus conciertos, puesto que la noticia ha aparecido en diarios de todo el mundo.
Para desgracia de las tiendas especializadas británicas, Planet Earth, que no saldrá a la venta en las tiendas hasta el 24 de julio, también será distribuido gratuitamente a los que acudan a algunos de los 21 conciertos que el músico de Minneapolis ofrecerá en Londres desde el 1 de agosto hasta el 21 de septiembre en el Arena 02.
Paul Quirk, copresidente de la Asociación de Minoristas de Entretenimiento, ha dicho que "el Artista Antes Conocido como Prince debería de saber que con un comportamiento así pronto se convertirá en el Artista que Antiguamente se podía encontrar en las Tiendas de Discos", en referencia a cuando en los años 90 la estrella de la música dejó de usar su nombre. "Es un insulto a todas esas tiendas de discos que han apoyado a Prince a lo largo de su carrera", ha dicho Quirk.
Según el semanario, para Kim Bayley, director general de la asociación británica de venta de productos de diversión, todo "esto devalúa la música y los perdedores serán los nuevos artistas que tienen que abrirse camino". Tras haber denunciado igualmente la decisión de Prince, la tienda de discos HMV ha decidido cambiarse de bando e intentar sacar partido a la situación vendiendo en sus locales el semanal con el disco.

Música accesible o el valor de un CD
El artista, que ha vendido 80 millones de álbumes en todo el mundo con obras maestras como Purple Rain, no se muestra arrepentido. Un portavoz del músico ha declarado al Mail on Sunday que "el único objetivo de Prince es hacer accesible la música a aquellos que la quieren oír". Prince, de 49 años, cuyo verdadero nombre es Prince Rogers Nelson, ha dicho que se trata de "marketing directo, no tengo por qué estar en los negocios especulativos de la industria del disco, que está atravesando por tiempos tumultuosos ahora mismo", según el semanal.
Con esta acción Prince ha colocado el CD en un lugar singular y novedoso. Ahora un CD es un recuerdo, un objeto promocional, algo que tiene valor sentimental pero no económico. Algo parecido a lo que ocurre con algunas entradas de conciertos que la gente guarda con cariño, no porque sean valiosísimas sino por el recuerdo que producen.
Un concierto (música en vivo) no se puede copiar. Se puede grabar claro, pero... no es lo mismo. Para disfrutarlo hay que estar allí. Se deja en claro el valor que se otorga a cada cosa: la performance en vivo frente al mero recuerdo enlatado, el refuerzo al fetichismo que nos hace guardar una entrada o una foto, con la ventaja de que además permite evocar el recuerdo de manera sonora.
Además, merchandising de todo tipo ligado al evento, acuerdos con proveedores de telefonía para provocar fidelización… todo un derroche de creatividad que pone las cosas en su sitio sobre las posibilidades de ganar dinero con la música completamente desvinculadas de los torpes modelos que sólo saben vender tristes pedazos de plástico a precios inverosímiles e injustificados.


Fuentes: Agencias de Noticias, Diario El País, El Blog de Enrique Dans, El Diario de Gaia
http://www.elpais.com/
http://diariogaia.blogspot.com/
http://www.enriquedans.com/

6 comentarios:

Alejandro L dijo...

Siempre hay espacio para la creatividad, si no pensamos que por ser un tema tan estratégico, como el rediseño del modelo de negocios, no hay lugar para arriesgarse.
Para los de afuera (que somos de adentro como clientes) es muy gratificante ver a un tipo como Prince con una estrategia tan hipercompetitiva y desafiante hacia los grandes.

Nestor dijo...

En la economia de la experiencia, los servicios se usan como escenario y los bienes como utilería. (B. Joseph Pine & James H. Gilmore: "La economia de la experiencia")
Si la experiencia que queremos como clientes es el entretenimiento, en este caso, es por aquello que deberíamos pagar, lo demás es accesorio (cds, disquerias, industria discográfica...)
Por supuesto que seguirá existiendo mercado para quienes disfrutan de los cds originales, como también existe para los discos...

ANDRESA GUARESCHI dijo...

Los felicito por el blog y por la iniciativa de compartir el conociemiento en la red!

Nancy Lerzundi dijo...

Internet y la música: Elton John vs. Prince

Vean la nota completa con fotos, videos y links en http://weblogs.clarin.com/economedia/2007/08/post-1.html

Uno quiere cerrar internet porque está "destruyendo la música".
El otro acaba de regalar millones de copias de su último disco.
Elton John está molesto porque su último album vendió apenas 100.000 copias y pidió "cerrar internet" para impedir las descargas ilegales. "Salgamos a las calles, marchemos y hagamos protestas, en lugar de sentarnos en casa y meternos en los blogs", dijo. La noticia original, publicada por el tabloide británico The Sun (http://www.thesun.co.uk/article/0,,2-2007350453,00.html)
Hace dos semanas, otro tabloide londinense, The Mail on Sunday, regaló el último disco de Prince, Planet Earth. El diario vende normalmente 2,2 millones de copias. Pero la edición con el disco gratis(al mismo precio de tapa) vendió 2,8 millones. Miren el aviso del diario anunciando "el mayor regalo de la historia"
Y ahora vean el comercial de TV del Mail on Sunday con lo mismo
Prince está muy peleado con la industria discográfica y ha comercializado algunos de sus discos directamente en internet. Hablando de tiendas de música digital, Itunes, de Apple, ya es el tercer mayor vendedor de música de EE.UU, con el 10% del mercado, detrás de Wal Mart y Best Buy.
Son más indicios de la crisis del modelo de negocios de la industria discográfica tradicional, incluyendo a su cadena de distribución, las disquerías. ¿Cuánto las afecta internet?
Alejandro Zentner es un economista argentino que enseña en EE.UU. y un especialista en el tema. Los que quieran saber la respuesta, lean su último paper (http://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=985115)

Autor: Pablo Maas
Fuente: Economedia, iEco + Clarín.com
http://weblogs.clarin.com/economedia/2007/08/post-1.html

Carlos Luna dijo...

Extrañamente Elton John transmitió su concierto del cumpleaños 60 por Internet y había anunciado poco antes que pondría todas sus canciones online para descargar.
Quizás se dio cuenta que atacar a Internet era la mejor manera de meterse en Internet...
De todos modos no propone un modelo de negocios alternativo como sí así Prince

Mariano M dijo...

En el mismo medio que nos refirió Nancy salió después una nota muy buena que tiene que ver con modelos de negocios diferentes, en este caso "Los Piojos". Pueden ver la nota completa con fotos y links en: http://weblogs.clarin.com/economedia/2007/08/piojonomics.html


Piojonomics

El grupo de rock "Los Piojos" presentó su nuevo disco, Civilización, con un recital sorpresivo en pleno centro de la Capital.

En un post anterior, contábamos que Prince había regalado su último CD para promocionar una serie de conciertos en Londres. Es curioso, pero algunos regalan un concierto para promocionar un CD y otros regalan un CD para promocionar un concierto.

En cualquier caso, la idea es llamar la atención de los consumidores, que tienen un tiempo limitado para dedicar a múltiples ofertas. Con cada vez más recursos a disposición, en especial para escuchar música de decenas de géneros de centenares de bandas, no es fácil que a uno lo escuchen. Por eso, este marketing de guerrilla de Los Piojos es un caso de estudio.

El timing del concierto, a la hora del almuerzo en el microcentro, cuando la gente tiene tiempo, fue perfecto. Y se constituyó en un evento noticioso, a tal punto que los canales de TV lo transmitieron en vivo. Y los diarios, siempre interesados en atraer a audiencias jóvenes, le otorgaron amplia cobertura. La Nación le dió su principal foto de tapa. Una buena forma de obtener publicidad gratuita.

El CD también esta diseñado para llamar la atención.(Miren la foto en el link del artículo)

"El arte de tapa muestra una suerte de planeta/teta (¿o planeta hecho teta?), vendrá una original cubierta de silicona, que al tacto ofrecerá un interior acuoso", cuenta el suplemento SI, de Clarín (http://www.clarin.com/suplementos/si/2007/07/20/3-01460728.htm). Este objeto es algo que no se puede bajar de internet, hay que tenerlo para experimentarlo. Además, el que compre el CD podrá acceder a contenidos exclusivos en el sitio web de la banda. Es un negocio CD+Internet, y no CD versus Internet, como es habitual en la industria discográfica. Habrá que ver cuánto vende.

Autor: Pablo Maas
Fuente: Economedia, iEco + Clarín.com
http://weblogs.clarin.com/economedia/2007/08/piojonomics.html