18 de octubre de 2009

A mis madres

Un día especial para mi génesis, un día especial para recordar y tener presente a la protagonista más importante de la vida: ¡La mujer!
Fui nómade por voluntad del destino, y esa carretera llamada vida me fue acercando a muchas mujeres, que me dieron todo lo que soy, y fueron mis madres aunque tengo la mía.
Ana fue mi madre aunque madre de mi madre fue primero y es a ella a la que más quiero por su grandeza, amabilidad, dulzura, sufrimiento, compañerismo, ternura y la que me narró los cuentos más desopilantes del mundo procurando mi sueño en esas siestas de verano para que ella pudiera hacerlo. Mi abuela fue lo más hermoso que me pasó en la vida y todavía hoy la extraño a pesar de los años que pasaron desde que decidió contarles cuentos a los ángeles.
Ana también fue mi madre aunque le decía tía y es la madre del que escribe el poema de más abajo. Ella fue maestra, compañera, consejera, fue la que me educó en el arte de la relaciones. Por ella tuve primos y tías que todavía hoy los reconozco como tal. A ella le debo la infinita gratitud de prestarme su familia.
Teresa se llamaba, como la monja de Calcuta, y era así como esa monja siempre al lado de los necesitados, era la hermana de mi padre. Me esperaba siempre con una copita de jerez, cuando ya avanzada la madrugada, la finalización de una salida de adolecente me depositaba en el living de su casa, y ella estaba allí para acompañarme en último tramo de conciencia antes del reparador sueño de esas noches de invierno en el suelo pampeano.
Amelia fue la mama de un amigo que el destino quiso que se fuera muy pronto, a ella le estaré agradecido el haberme adoptado como uno más de la familia.
Elsa... ¿qué puedo decir de mi madre? Decir por ejemplo que es más joven que yo, que se lleva por delante la vida y lo que venga, que no para de andar y andar y andar, que fue mi madre y madre de mi hijo, que es muy bonita, que rezonga permanentemente, que la comparto con el cariño de mi hermano y con el cariño de otros, que me dio la vida, que veló mis estudios y mis lecturas, que vigila mis pasos con preguntas inocentes, que me ama y la amo, que es mi familia, que es mía, que es y siempre está. ¡Gracias Mamá!
Y para todas las madres que conozco les trasmito un poema, no muy conocido, de Alberto Cortez que escribió a su madre (mi tía Ana) y yo fui testigo la noche que se lo cantó.
Para todas:
¡Feliz día de la Madre!
Fernando Cerutti
A mi madre (Alberto Cortez)

Es bella…, más bella…, muy bella...
es hoy..., es mañana..., es ayer...
es roca... y es mirlo..., es estrella...
es irse..., quedarse..., volver...

Es hierba y es rama…, da sombra...
es agua que calma la sed...;
lejana..., es mía..., me nombra...
me espera..., me sabe..., me ve...

Estalla..., se esconde..., se aleja...
es ser o no ser..., ella es...
y es tanto, que siempre regresa...
y el antes..., se vuelve... después...

Me conoció, cuando tuvo sospechas de que vendría...
y ella sabía que llegaría... ¡Ah si sabía!...
y luego..., tiempo..., corrieron los años y me fui un día...
y ella sabía que volvería... ¡Ah si sabía!... mi madre...

Es bella..., más bella..., muy bella...
es hoy..., es mañana..., es ayer...
es roca... y es mirlo..., es estrella...
es siempre y es más..., es mujer...

5 comentarios:

Fernando Raul Gutierrez dijo...

Te felicito Fernando por los mensajes sobre las madres, muy cariñosos y entrañables. Con respecto a mi vieja lo que me sale decir en este momento: es la persona que me dió la vida a mis 4 hermanos y a mí (junto con mi viejo), siempre preocupada y ocupada por todo y por todos, no solo los hijos sino también los 16 nietos, la amo y la respeto como es, porque es "Mi Mamá" y siempre dice que ella está bien y le alcanza con saber que todos nosotros estamos bien y se siete orgulloza de los hijos y nietos que tiene, es el AMOR. Un abrazo. Fernando Gutierrez.

Lalan dijo...

Hola Fer, muy bueno el mensaje, realmente muy emotivo.
Respecto a mi mamà, te comento que su vida ha sido una trabajadora incansable, nos ha enseñado a mis hermanas y a mì (somos 3) el valor de cada acto que realizamos. Nos enseñó con el ejemplo la honestidad, solidaridad, el amor al estudio, a la lectura.
Ella es especial, es MAMI, y creo que nunca deja de serlo.En todo momento, siempre está y se puede contar con ella. Aún hoy cuando los años vienen con algún plus no deseado.... Mami está.
Un beso grande a vos y para todos los que pueden disfrutar de su mamà. Cariños, LALAN

Fernando Cerutti dijo...

Fernando y Lalan, gracias por sus comentarios. No sabía si poner o no un mensaje a las madres en un blog de Management Estrategico, pero me pareció que esta diversidad que pregonamos tiene que ver también con los sentimientos.
Un abrazo

Ana Clara dijo...

Fernando, Re tierno tu comentario, yo ayer mientras regresaba a mi casa, para reencontrarme con mis hijos, no solo valore a mi madre Marta, que es mi amiga del alma, sino que recorde a mi bisaabuela Maria, (abuela de mi madre), a mi abuela LICA ( Erminia) Madre de mi madre, y a mi Tia NENA ( Delia) tia de mi madre, todas ellas han marcado en mi un hermoso aroma de vida SIMPLE, llena de afecto y de sabores que jamas olvidare, y tratare de recrearle a mis tes soles. GRACIAS por compartir en este Blog....algo tan escencial, que es el nucleo de la familia....la MADRE.

Fernando Cerutti dijo...

Ana Clara,
Gracias por tus palabras. El retorno a lo simple es un tema esencial, sin dudas estratégico en la vida de cada uno y por ende en las organizaciones que construimos.
Un abrazo,

Fernando